El fenómeno Bonelli

Título: Indias blancas (I)

Autora: Florencia Bonelli

Editorial: Plaza & Janés

¿Quién no escuchó hablar de Florencia Bonelli? Es joven. Es linda. Es escritora. Es exitosa. ¡todo eso junto! Bonelli es la prueba irrefutable de que es posible vivir de la literatura, y empezar desde abajo (dicen que cuando terminó su primer libro, se puso a buscar editoriales en la guía amarilla, y así empezó el cuento de hadas).

Si uno la googlea, comienza un recorrido interminable: las “amigas bonellistas”, el club de fans, los perfiles de sus personajes en Facebook, las entradas en Twitter, los foros de discusión, las reseñas hiper-elogiosas (¡muchas!) y algunas (pocas) tremendamente agresivas: es que en el mundillo académico, según parece, Bonelli no está “bien vista”. Por eso algunos críticos la defenestran (otros, la mayoría, directamente la ignoran): sus personajes están estereotipados; sus descripciones son cursis; las escenas sexuales son de absoluto mal gusto; las historias totalmente previsibles y los finales, bueno, ¡siempre felices!

Me encanta cómo responde en las entrevistas a tantas pegas: “Los personajes estereotipados ( a mí y a mis lectoras) no nos molestan” o “A otras personas les gustará leer historias más filosóficas. A nosotras nos gusta esto. Y bueno: historias previsibles, sí” (La Nación, 7 de febrero de 2010).  Es que Bonelli tiene una virtud imprescindible en este medio: sabe exactamente lo que quieren (ella y sus lectoras) y, en el fondo, ¿qué más puede importar? Que tus libros no se mencionen en los congresos de literatura o seas una mala palabra en el medio universitario no le quita valor al hecho de que en diez días (¡en diez días) se agoten veinte mil ejemplares de una novela que escribiste. Que, en definitiva, escribiste para esas lectoras y no para los críticos que están acostumbrados a leer otro tipo de cosas. Más

A %d blogueros les gusta esto: