Leyendas, pero muy mías

Título: El gigante de Balvanera y otras leyendas urbanas

Autora: Sol Silvestre

Ilustrador:Luis Marcelo Morais

Editorial: La brujita de papel

Solo tapa

Como no puedo reseñarme a mí misma, les dejo un video en el que estoy leyendo la primera leyenda-prólogo del libro. Eso, y contarles que en estas versiones dejé las tripas. Que no voy aceptar que nadie pero nadie me diga que fui “versionista” y no una autora. Es cierto, casi todas las leyendas de este libro (todas excepto la del video) son historias conocidas, recogidas del boca en boca, de otros libros o de la web; pero siempre tienen mi impronta. Una vuelta de tuerca personal que, para bien o para mal, las vuelven mías. Gracias a la Brujita de papel, por confiar en mí. Y a Luis Marcelo Morais, por sus ilustraciones maravillosas.

¡Y GRACIAS, MARIANELA, POR ACOMPAÑARME EN LA PRESENTACIÓN Y EN LA LECTURA!

El sabio consejo de Luciana

Título: Cuéntame, América

Autora: Sol Silvestre

Ilustrador: Ricardo Rossi

Editorial: Uranito

Solo tapa

Doce leyendas de pueblos aborígenes (guaraníes, mapuches, tobas y aymaras). El libro nació porque de las editoriales escolares empezaron a encargármelas y antes de que me diera cuenta tenía ya una buena producción. Escribí algunas más para llegar a los 50.000 caracteres y, entonces sí, mandé el manuscrito a varias editoriales (cuatro o cinco, al menos). Uranito fue la primera en contestarme. Me dijeron que sí, me mandaron el contrato. Fueron atentos durante todo el proceso: recibí primero los bocetos de Ricardo y más tarde las imágenes finales; el pdf con el texto para revisar. No me cambiaron ni una coma. Cuando el libro se editó, mandaron mis ejemplares a casa (¡a casa! Esto es algo que no me pasó con ninguna otra editorial). Y encima es mononísimo. El trabajo de Ricardo emociona. Fue una de mis grandes alegrías en 2014.

Y hay más. Porque, mea culpa, cuando me confirmaron de Uranito que iban a publicarlo, no le escribí a ningún editor para avisar. Después de la experiencia con aquel libro que casi sale en una editorial y terminó encajonado, seguí el consejo de mi amiga ilustradora Luciana Carossia para quien “Nunca hay que dar un trabajo de baja. Aunque ya no tengas el texto disponible, dales la oportunidad de que lean algo tuyo”.

Y comparto su consejo aquí, porque funciona. Al poco tiempo de haber firmado contrato con Uranito, recibí un mail de una editora: quería publicar Cuéntame, América. Amén de que es fantástico poder decir: “Uy, ya lo tengo comprometido en otro lado”, mucho mejor es que, como respuesta, te ofrezcan hacer un trabajo. Mi primer trabajo por encargo en una editorial hermosa en la que todavía no había publicado (ya contaré novedades por aquí).

Así que ya saben, quienes están en la misma que yo y van dando pasitos como hormiga: nunca avisen si les aceptan el manuscrito en otro lado. Cuesta tanto que nos lean, que no hay que desaprovechar esa oportunidad. Del libro no digo mucho porque, como repetí mil veces, no puedo reseñarme a mí misma. Solo que por el tono legendario (selección léxica, recursos poéticos y el extrañamiento al escribir desde una cultura diferente a la nuestra) no estoy muy de acuerdo con Uranito en que el libro sea para mayores de 10. Yo hubiera dicho 12.

Si quieren leer el índice del libro y la primera leyenda, pueden hacerlo acá. Si quieren saber sobre el proceso de escritura, Raquel Barthes me hizo una entrevista para El Mangrullo que pueden leer en este link.

Gracias por acompañarme.

Miedo en versión express

Título: Leyendas urbanas III (nuevos relatos de miedo)

Autora: Laura M. Bonavita

Ilustrador: Walter Carzón

Editorial: B de Blok

leyendas urbanas

Que haya libros para todos los gustos es algo que siempre voy a celebrar. No me parece una tragedia que las librerías estén atestadas de material, aun cuando (obviamente) no todo lo que está circulando es de mi agrado. Por suerte tengo muy en claro que yo soy UNA lectora entre millones y es probable que lo que no me gustó a mí, despierte la fascinación de otros. Claros ejemplos son Indias blancas de Bonelli y Crepúsculo de Meyer: a mí no me movieron un pelo pero los números de venta hablan por sí solos.

Al igual que en esos casos, intentaré contarles para quién fue escrito este libro, aun cuando yo estoy lejos de ser su “lectora ideal”. Porque este libro es una buena opción para quien aprecie las tramas espeluznantes con finales sangrientos e infelices. Para quien disfruta de la historia per se y no ande preocupándose por el modo en que esté contada. Para quien prefiera los escenarios modernos, la urbanización, la tecnología y todo aquello que ayuda a identificar el mundo narrado con el contexto actual. Más

A %d blogueros les gusta esto: