Un cuento con actitud

Título: Un pueblo Sequito

Autor: Diego Javier Rojas

Ilustrador: Pablo Pino

Editorial: Riderchail

13LA-Sequito-TAPA-baja1

A mí me gustaría saber cómo hace Diego Javier Rojas para estar siempre tan feliz en el mundo editorial. Porque es así: si mirás su face, el tipo quiere a todo el mundo y todo el mundo lo quiere a él:  editores, escritores, ilustradores, promotores de la lectura. Siempre está en “su salsa”, como si desde siempre hubiera estado en el mundo LIJ, aun cuando su voz es relativamente nueva.

Ayer lo conocí personalmente y tuve la misma sensación. Estábamos los dos en la feria del libro: él como un pez en el agua, y yo con ganas de volverme a casa. A ver: lo que más me cuesta de esta profesión es “el lobby”. Sobre todo porque todavía sigo cruzándome con gente que mira a los demás desde  allá arriba, como si no se diera cuenta de que, al final, todos estamos acá haciendo lo que amamos y ese solo gesto (más allá de si nos gusta o no nos gusta el trabajo que hace el otro) merece como mínimo una muestra de respeto.

Cuando me cruzo con esta gente, como ayer, me pongo de mal humor. Debería aprender alguna técnica de meditación que me permita abstraerme, esquivar esa mirada prejuiciosa; concentrarme en mi propio camino (que es muy digno)  y olvidarme del entorno. Eso, o buscar a Diego Javier Rojas (para contagiarme un poco, digo). Es inspirador verlo  disfrutar (pero disfrutar de verdad) de todo esto que a mí me da como una especie de alergia. Porque el mismo entorno que yo siento difícil y cerrado a él me da la impresión que se le presenta mucho más amigable  y de puertas abiertas. Y creo darme cuenta de por qué: Diego tiene actitud.

Y esa misma actitud tiene su personaje. El abuelo José, lejos de dejarse amedrentar por la hostilidad del entorno donde vive, se permite ser feliz. Y más: termina transformando el pueblo en una especie de paraíso que termina poblado, incluso, por sirenas cantoras. Es que Sequito, al comienzo, es un pueblo sediento de agua.  Y la palabra sequía, en nuestro imaginario, dispara representaciones bastante dramáticas: un pueblo sin agua es un pueblo sin vida. Un pueblo que, tarde o temprano, va a desaparecer.

El abuelo José, sin embargo, no se preocupa tanto. Está tan distraído que hasta hace lo contrario de lo que “tiene que” hacer: ¡deja una canilla abierta! Desde entonces el conflicto comienza a disiparse en una resolución utópica y divertida.

Las ilustraciones acompañan este mismo espíritu: las casas bajo el agua pero la gente, feliz. Los chicos, surfeando ¡y  un perro haciendo buceo!  Y un gondolieri y un barco turístico y olas que rompen contra las puertas de la vecindad. Me encanta el trabajo que hizo Pablo Pino. Porque no se conformó con “reflejar” o representar lo que dictara el texto.  Agregó, en cambio, un montón de elementos para reforzar la mirada humorística (¡hasta la imagen del colofón es divertida!).  Su compromiso con la historia  se nota, incluso, desde la solapa: “Soy tan desmemoriado que para recordar lo que estaba haciendo debo atarme un hilo a mi dedo, como este que tengo en mi mano izquierda. ¡Uy! ¿Qué estaba haciendo? ¡Ah, sí! ¡Estaba dibujando!”.

La edición, además, es de lo más monona: muy buen papel, lindos colores, solapas enormes que pueden servir de señalador. Para niños mayores de 4 años.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Marianela López
    Jun 20, 2014 @ 14:07:28

    Sol: me encanta el comentario sobre el libro de Diego y también sobre su persona. Diego contagia alegría, energía y se nota la pasión por el mundo de la LIJ.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: