Animales que dan risa

A todos nos puede pasar que nos cansemos de ser quienes somos. Es normal. Incluso entre los animales. Ballenas que se preguntan cómo será ser un pequeño pajarito, caballos que sueñan por un rato ser cabras, ovejas que cambiarían con gusto un par de letras para ser un rato abejas.  

Título: Lo que se preguntan los animales

Autor: Martín Blasco

Ilustrador: Cristian Bernardini

Colección: “La máquina de hacer lectores”

Editorial: Estación Mandioca

lo_que_se_preguntan_los_animales_grande

Primero hablemos del diseño. Del hermoso papel y las ilustraciones, tan llenas de color y bien logradas (cómo no: si son de Bernardini). Entre cuento y cuento, una doble página ilustrada con preguntas sueltas en forma de poesía o caligrama. Me quedo con una: “¿Les dolerá a los rinocerontes que nadie reconozca que ellos también son unicornios?”. Y así de preciosas son también las demás. Me gustan estas pausas. Le marcan un ritmo a la lectura, porque necesariamente nos detenemos (para leer las preguntas, por el modo en que están diseñadas, a veces tenemos que girar el libro o la cabeza. Necesitamos ir más despacio para disfrutar). Y está bien que esto pase antes y después de un cuento. Esa pausa, para un chico que apenas esté aprendiendo a leer, puede ser una motivación para continuar. La linealidad del lenguaje, aun para  aquellos  que disfrutan de los libros, puede resultar intimidante si están iniciándose en la lectura.

El texto, por otra parte, está evidentemente pensado para que el chico lea por sí solo. Me gusta que los primeros cuentos estén en imprenta mayúsculas y los últimos en minúscula porque implica cierta confianza en el pequeño lector: a medida que avance se irá entrenando y a mitad del libro ya estará listo para dar un paso más.   ¿Qué el adulto también puede disfrutar? Ninguna duda: los cuentos son hermosos. De esos que no encajan en ninguna edad porque son disfrutables para todos. Tiernos y divertidos. Pero no divertidos así nomás, a ver si me explico: ¡MUY divertidos! Algunos pasajes son hilarantes y les prometo que los chicos (y los grandes, claro) se van a matar de risa.

Los animales de este libro hablan, discuten, exploran, miran con ojos extrañados a su alrededor. Y esto último es genial porque a los chicos no se les escapará la idea de “punto de vista”. Aunque no sepan nombrarlo de este modo entenderán sin problemas que no hay una verdad única e inamovible sino infinidad de formas de interpretar el mundo. Como ocurre con los buenos libros, Lo que se preguntan los animales viene con un plus: se disfruta per se (solo por el placer de la lectura) pero también llama la atención sobre algunas cuestiones de la vida en sociedad: lo bueno de ser diferentes, la autoestima. el respeto a los demás. Todos esos valores que tanto les gusta trabajar a las seños en los colegios, pero sin edulcorantes ni moralinas. A través de buenas historias y personajes queribles ¿puede pedirse más?

Los cuentos me gustaron todos pero no quiero dejar de apuntar que el de la tortuga y el caracol es sencillamente genial. Lo pondría de lectura obligatoria en todas las escuelas:-)

Para mayores de 6. Recomendadísimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: