Sobre brujas y superhéroes

“Ya sé que me tendría que haber largado de allí.  Que entrar en aquella casa no era buena idea. Que era la peor idea, pero volví sobre mis pasos y entré: entré en un caserón abandonado que olía a pizza de tripas caducada”. 

Título: Una bruja está borrando la ciudad

Autora: Raquel Míguez

Ilustrador: Antonio Perera

Editorial: Dylar

Colección: “El tejo rojo”

TEJO7 - PORTADA

Si tuviera que elegir un único libro en todo el planeta Tierra, no lo dudo: elijo Las brujas de Roald Dahl. No solo porque está maravillosamente contado: la trama es super dinámica; los personajes, adorables; la construcción del verosímil, genial. Esta dirigido, además, a niños inteligentes que pueden leer entre líneas y sacar sus propias conclusiones.

Pues bien, Una bruja está borrando la ciudad tiene mucho de aquel clásico de la literatura infantil. Miguez recoge algunas de las señas con las que Dahl describía a aquel conjunto de mujeres ultramalvadas y las resignifica: así, Úrsula tiene su forma particular de hablar y Vitoretta un secreto bajo las botas que se encargan de ocultar su ¿abominable? identidad. Por lo demás, el estereotipo de la bruja malvada –y esto es una diferencia con Dahl– coopera en la construcción de una imagen clara y asequible para el pequeño lector. Porque el libro está dirigido a niños más bien pequeños que necesitan una trama ágil pero no vertiginosa, personajes interesantes que no lleguen a ser complejos y una tensión moderada que si bien mantiene el suspenso a lo largo del relato no enreda al niño en hipótesis innecesarias.

La mirada inteligente de Guille nos hace ver, por otra parte, la figura del personaje malvado sin los matices que podrían asustar a quienes recién están empezando a comprender la diferencia entre ficción y realidad. Es una mirada prudente pero temeraria a la vez  y la inocencia de sus observaciones nos hará sonreír conforme vayamos avanzando en la lectura.

Que las leyendas urbanas y las retahílas se conjuguen con la trama es sin duda otro acierto de la autora; así como las alusiones a los cuentos tradicionales y a los comics que tan bien conocen los chicos. Me gusta también la estructura circular que sobre las páginas finales nos hace volver al principio. Como pasa con las novelas bien hechas, el personaje evoluciona a partir de las vicisitudes que le tocó vivir. De alguna forma termina cumpliendo su sueño de superhéroe (vuela de un rascacielos a otro y salva su ciudad) y refina sus gustos: por alguna extraña razón, ya no le gusta la pizza boloñesa.

Para niños mayores de 8 que tengan ganas de disfrutar una historia dinámica y bien contada, con momentos humorísticos y detectivescos, y un puñado de personajes adorables que los harán sentir a gusto durante toda la lectura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: