Entre mis top ten

Título: El espejo africano

Autora: Liliana Bodoc

Editorial: SM

espejoafricano

Si tuviera que hacer un ranking con los 10 mejores libros que leí en toda mi vida, creo que El espejo africano estaría ahí. Y puede que parezca un poco exagerado (habrá alguno que dirá con sorna ¿un libro infantil entre los mejores diez?), sobre todo teniendo en cuenta que no soy una persona que lea poco, pero es así: El espejo africano, para mí, es una de las obras literarias más hermosas que alguna vez leí.

Está maravillosamente escrito. Tiene una estructura compleja: el narrador va y viene en el tiempo y en el espacio, sin seguir ningún orden cronológico, y la historia se va devanando en distintos personajes que terminarán siendo parte de la misma trama. Aun así, Bodoc maneja tan bien la palabra escrita que difícilmente el lector (incluso siendo niño) se pierda. El narrador conoce los artilugios de la retórica y, lejos de temer repetirse,  aprovecha el recurso rítmico de la anáfora en un doble sentido: asegurarse de que el lector pueda seguir el hilo narrativo sin enredarse en el complejísimo mundo posible creado y deleitarlo a su vez con una prosa poética que no por ello deja de ser dinámica: empezar a leer esta novela fue –en mi caso– no poder dejar de leer.

Todas y cada una de las escenas que se van ensamblando como piezas de un rompecabezas, tienen una razón de ser: si el narrador ha querido detenerse en un pequeño espino que se engancha en la ropa será porque un joven cazador de esclavos recogerá esa huella. Los primeros planos, la mirada en  detalle, la observación minuciosa van dibujando el camino que andará la trama y el lector sentirá que es parte de eso: recogerá el silencio y las pausas, buscará los puentes que unen las historias y especialmente se detendrá (se pondrá alerta y ansioso) frente a un sonido que volará con el viento: Tam… Tam, tam…

El disparador, seguir la historia de un espejo, me hizo recordar mis primeras clases de teatro allá por los noventa: una técnica de improvisación que sacaba de nosotros, los alumnos, las expresiones más bellas e imaginativas. Tenías un minuto para contar la historia de este o aquel objeto y, aunque en el momento te parecía una misión imposible (¿qué puedo contar de un peine, una pelota de tenis, una hebilla ?)  todos –incluso los más tímidos, los que nunca querían pasar al escenario– terminaban contando historias interesantes y asombrosas. Será que es cierto lo que dice Bodoc: en los objetos hay “una raíz que se extiende a otras realidades, un bolsillo secreto”. Y esta novela da cuenta de eso, nos muestra que es verdad: en un espejo puede caber el mundo entero.

Como si todo esto fuera poco, me encantó la historia que es un montón de historias: la de pequeña niña que es arrancada de los brazos de su madre y de su tierra, una tierra donde el atardecer es colorado y polvoriento, por donde se atraviesa una manada de cebras; la de la niña Raquel que sabrá ver a una amiga donde –otros la quieren convencer– hay una esclava; la de Dorel, que no conoce la luz del sol y se alimenta de los miedos que doña Petra ha sabido meterle en la cabeza; la de una prófuga que prefiere, antes que su libertad, salvar al enemigo; la de la joven vagabunda que no tiene miramientos en entregar lo que tiene (lo único que tiene) a la causa de un noble General; la del valiente soldado que intenta prevenir una emboscada, sin ningún éxito; la de un joven generoso que entrega el talismán que lo empujó a su destino; la de la dama enferma que, en sus recuerdos de infancia, encuentra el consuelo frente a la vejez.

Y todas las historias –unidas por un pequeño espejo, casi del tamaño de la palma de una mano, enmarcado en hébano– revelan a la vez la misma historia. Una historia que es la historia de los hombres, lo fue ayer y lo será mañana. Porque no importa el destino, no importa el lugar ni el tiempo: estamos entrelazados con los demás. Y un pequeño gesto –banal, insuficiente– que nada influye en nuestra propia existencia puede cambiar el destino  de mis hermanos. Una ventana se abrió en el corazón más horrendo (¿puede haber uno peor que el de un cazador de niños?) para que más allá del océano y del tiempo, una joven hallara su libertad. Un soldado inexperto no pudo evitar una batalla: pero por eso Dorel conoció el mundo y dos mujeres se encontraron frente a una tumba amada.

Según parece no solo en un espejo puede caber el mundo entero: en un libro también. ¿Será que de un libro a otro andará nuestro destino?

Para niños mayores de 12, y adultos que no teman mirarse en el reflejo de las páginas.

 

 

Anuncios

9 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ileana
    Feb 03, 2013 @ 00:47:08

    Maravilloso libro. Maravillosa Bodoc

    Responder

  2. Ileana
    Feb 03, 2013 @ 00:50:48

    … Y Maravillosa Reseña 🙂

    Responder

  3. solsilvestre
    Feb 03, 2013 @ 14:56:45

    ¡Gracias, Ileana! Estuve recorriendo tu blog, y también me gustó mucho:-)

    Responder

  4. Marisa Pérez Alonso
    Feb 04, 2013 @ 12:09:23

    Hermosísima reseña. Coincido en todas tus apreciaciones. Un trabajo de orfebrería en la prosa realizado por Bodoc que me provoca admiración. Y tu mirada atenta que la ilumina para otros. ¡Gracias!

    Responder

  5. Hernán Schillagi
    Feb 04, 2013 @ 21:49:57

    Sol: muy buena reseña de, sí, uno de los libros más hermosos que alguien se puede permitir leer (a cualquier edad). Tal vez porque lo leí primero, o porque su historia me toca en lugares más íntimos, o porque el juego de la ficción dentro de la ficción, o por los cambios de narrador, o porque propone luchar por las causas perdidas; pero considero a “Diciembre, Súper Álbum” el libro que más me gusta de Bodoc. Eso que además están maravillas como “Los días de la sombra”, “El mapa imposible”, y “El espejo…”. Qué bueno que una autora tenga una obra tan rica, tan potente y tan generosa con sus lectores. Como generosa sos vos al reseñar este libro.

    Gracias

    Responder

    • solsilvestre
      Feb 04, 2013 @ 22:54:29

      Gracias, Hernán, por tus lindas palabras. ¿Vos sabés que no leí “Diciembre, súper álbum”? Lo tengo apuntado hace mil años pero todavía no tuve la oportunidad de comprarlo. Con tu comentario, lo mandaré al tope de mi lista.
      Y sí: Bodoc es única. Como autora y como persona, porque no sufre del mal de muchos autores consagrados: sigue siendo sencilla en el trato y humilde de corazón.
      Te agradezco enormemente, otra vez. Me encanta que me sigas visitando.

      Responder

  6. Hernán Schillagi
    Feb 05, 2013 @ 13:21:00

    Sol: por ser de Mendoza, he tenido la suerte de verla en más de una oportunidad a Liliana y charlar con ella y escribirme mails. Sí, es entusiasta, generosa, contagia ganas de vivir y de luchar. Como le dijeron una vez en una presentación: es un libro caminando.

    Ah, hacia finales de 2012 se publicó otra novela para jóvenes: “La entrevista”. Me gustó, tiene sus aciertos y algunas zonas oscuras. Aunque necesito releerla. Me pasó lo mismo con “El mapa imposible” y ahora me encanta.

    Gracias a vos por ofrecer tanta lectura tan razonada como pasional.

    Hernán

    Pd: compartimos un fanatismo: los textos de Hernán Casciari, jaja. ¿Leíste “El pibe que arruinaba las fotos”?

    Responder

    • solsilvestre
      Feb 05, 2013 @ 13:39:54

      No, no lo leí pero me lo bajé al kindle. Igual, con Hernán Casciari tengo una relación extraña: a veces lo quiero y a veces lo odio, jaja. “Más respeto que soy tu madre” me gustó de a ratos, por eso la reseña me quedó infinitamente larga y supongo que absolutamente nadie terminará de leerla nunca:-)
      Ya me apunté todos los títulos que me recomendás; quiero leer “la entrevista”, a ver que impresión me da.
      Y gracias infinitas, Hernán, por sacarme de mi eterno monólogo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: