De fantasmas y misterios

Título: El misterio del colegio embrujado

Autor: Ulises Cabal (Carlos Puerto/Carmen Delgado)

Ilustrador: Gabriel Hernández Walta

Editorial: Edelvives

misteriodelcolegio

Buscando en la web me enteré de que Ulises Cabal es un detective bastante famoso. Es algo que sospechaba porque en este libro se insiste un par de veces en otros casos muy renombrados que ha resuelto (el del león de piedra, por ejemplo).

Me llamó la atención, una vez arrancada la lectura, que el nombre del autor coincida con el del protagonista, porque la historia no está contada en primera persona. Así que Ulises Cabal habla de sí mismo y del misterio del colegio embrujado desde una perspectiva diferente; y no es que esté mal (hay muchas autobiografías contadas en 3° persona) pero no entendí muy bien la razón de que se hiciera del autor (no ya del narrador)  una construcción discursiva para que la historia, a fin de cuentas, la termine contando otro.

Sucede que los autores “reales” de esta novela son –según leemos en la página legal– Carlos Puerto y Carmen Delgado. De ella no había leído nada hasta el momento, pero hace un tiempo reseñé en este mismo blog un libro de él que (vale recordarlo) me pareció precioso. 

Hechas estas aclaraciones, paso a sumergirme en la historia, que se recomienda para lectores mayores de 10. Si tenemos en cuenta las muchas referencias turísticas, históricas y literarias que se van mechando a la vez que se desarrolla la trama, diría que es cierto: un niño más chico no sé si podría sostener su atención. Algunas de estas referencias me parecieron innecesarias (hacen que se aletargue el ritmo y no aportan mucho a las acciones que van llevando adelante  los personajes) pero entiendo que están allí por una razón: cooperar en la construcción del personaje de Ulises, un joven muy erudito y observador.

De sus rasgos, me divierte esa reacción frente a la sorpresa: ¡Rábanos salvajes! ¡Churros fritos! ¡Rayos y centollas! son algunas de las expresiones que salen de su boca frente al desconcierto de quienes lo rodean. Me gusta también la figura del gato (según vi en la web, también lo acompaña en otros casos) que, como el de Alicia, aparece y desaparece según la necesidad. Que sea librero también es un buen punto, pues de algún modo explica su deslumbrante erudición y la costumbre de declamar poemas famosos. La llave mágica que heredó de su tío (abre todas las puertas) puede que resulte un poco inverosímil en esta novela en particular porque todo lo demás responde al género realista estrictamente; pero suponiendo que ha sido mencionada en libros anteriores donde probablemente lo asombroso ha sido parte del mundo posible construido, me parece que es un elemento lindísimo (¿quién no querría tener una llave así?).  La ambientación del colegio, muy gótica, también enriquece el relato: más tratándose de un caso con un supuesto fantasma.

Ahora bien, en lo que tengo algún reparo es en cómo se va descifrando el misterio. El suspenso es un recurso genial para mantener en vilo al lector pero en este libro hay mucha información que se da antes de tiempo. Por ejemplo, no llegamos todavía a la mitad  cuando el narrador nos dice que “Ulises siente una descarga de rechazo” precisamente frente a quién terminará siendo el culpable de todos los (casi) crímenes. Puede que este dato sirva para señalar cuán intuitivo es el protagonista, pero al mismo tiempo nos sugiere el desenlace con más de 70 páginas de anticipación. Y hay muchas otras señas como esta: es fácil para el lector imaginar el final. Es previsible. Y esto, en una historia de misterio, resta mucha emoción.

Algunas cuestiones, además, se resuelven demasiado fácilmente. Ulises halla en la biblioteca un libro al que le faltan páginas y manda a su prima a buscar un ejemplar igual ¡sin darle seña de autor ni editorial! como si en este mundo bibliófilo en el que vivimos no existiera la posibilidad de que un mismo tema (la biografía del marqués de Bracamonte, en este caso) pueda ser tratado en más de un libro. Hay otro pasaje, además, en el que el personaje se vuelve un poco inverosímil (más que excepcionalmente inteligente, parece todopoderoso): le basta con ver una sustancia verdusca para saber que es un veneno ¡y más! de una culebra carroñera del Amazonas.

No hay que restarle importancia a los personajes antagónicos, pues son lo suficientemente torpes para dejar rastros aquí o allá (Después de haber escrito varias cartas amenazadoras ¿por qué acepta tan mansamente escribir su nombre y dirección en un papel? ¿a este “malvado” no se le cruza por la cabeza que podrían descubrirlo? Y una cuestión más, todavía más grave: ¿por qué demoran tanto el robo del tesoro? ¿qué esperan, que los atrapen?). Quiero decir con esto, Ulises será muy erudito y observador pero el caso no se presentó como particularmente complicado. Estos ladrones no son muy diferentes (aunque sí menos graciosos)  a los que asaltan la casa de los McCallister en “Mi pobre angelito”.

Me pregunto, por último, por qué Ulises no los delata en cuanto descubre el misterio, porque para entonces el lector sabe tanto como él, y no tiene  sentido “estirar” el desenlace.  Esto genera una falsa expectativa, pues uno entiende que habrá algún as bajo la manga (como suele pasar en las historias de suspenso), que  de un momento a otro el culpable no será este que creíamos sino aquel. Pero esto no pasa: el culpable es justo el que creíamos y entonces el lector se pregunta qué sentido tienen los últimos capítulos.

Aun con estas pegas, el libro está bien escrito y la lectura es llevadera. Pienso que, tal vez, la historia iría mejor con niños más chicos (que serán también más ingenuos, y no verán tan fácilmente las “huellas” que el narrador ha dejado por todos lados); pero está la cuestión de las múltiples referencias históricas, literarias y turísticas  y ya no sé si el estilo va muy bien para los 8. Así que parto la diferencia: digamos que es una novela para mayores de 9.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: