Una nueva versión de Pirandello

Título: Gigantes

Autor: Mario Méndez

Ilustrador: Matías Trillo

Editorial: Edelvives

Colección: “Ala Delta”

Gigantes es una antología temática compuesta por seis cuentos y un paratexto interesante. Un largo epígrafe de El Quijote que nos invita a revivir aquella paradigmática escena de los molinos, por la que el héroe queda maltrecho al confundirlos con gigantescos monstruos de largos brazos. Una bienvenida que nos abre las puertas a la intimidad del autor, que nos cuenta de sus lecturas de infancia (y mejor: de aquello que hubiera querido leer en su infancia) y un epílogo que desdibuja los límites que separan el mundo posible del efectivo. Así, el autor termina dirigiéndose a los verdaderos destinatarios del libro: los gigantes.  Los niños, entonces, pasan a ser intermediarios entre los dos mundos: “Si ustedes, lectores, ven un día una huella gigantesca, si saben de cualquier enorme aparición, entonces, por favor no dejen de avisarme”.

De esta sólida columna vertebral que es el paratexto del libro, se desprenden los seis relatos;  bien organizados a su vez: tres “Gigantes de ayer” por un lado;  tres “Gigantes de hoy”, por el otro.

Entre los primeros está “El gigante solitario”, un grandulón con ganas de enamorarse que sufre por culpa del prejuicio y el temor infundado de la gente. También Fernán, el humano protagonista de “Historia de leyes y leyendas” que viene a revolucionar el mundo de los gigantes por haber nacido “diferente”. Y Borodín, el temible gigante que en lugar de enfrentarse el caballero Tristán se convertirá en su mejor amigo.

Entre los gigantes de hoy en día están Figantesca, en cuya historia se mete el autor en persona otra vez para que nos convenzamos de una vez por todas que la realidad vive en la ficción y viceversa. También la historia de Melina, esa niña que no es gigante pero lo parece en su curso de sexto grado, y que termina siendo rescatada de sus muchos complejos gracias a Daniel, ese chico nuevo que parece un piojo de tan chiquito que es. Y el Gran Sándor, un fenómeno de circo que termina dándole una lección al padre temeroso de Pequeño Pablo que solo buscó un amigo parecido a él.

Mario Méndez nos ofrece en esta antología una grata lectura. Hace poco, ALIJA distinguió Gigantes como uno de los libros destacados del 2011. No puedo saber cuál fue el criterio de selección para el jurado, pero si yo tuviera que fundamentar por qué vale la pena leer esta compilación de relatos diría que, a diferencia de otras antologías, lo que destaca no son las historias por separado sino esa historia integral, solapada, silenciosa que se va tramando desde el paratexto y termina de hilvanarse a través de los distintos relatos. La historia de un autor que sale en busca de sus gigantes, así como los personajes de Pirandello habían salido antaño en busca de su autor.

Para niños mayores de 8 años.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Mario Mendez
    Mar 04, 2013 @ 00:04:44

    Muchas gracias por esta magnífica reseña, inesperada, excesiva (realmente… ¡Pirandello!) pero qué grata. Una alegría.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: