Como los siglos de mi reloj

Título: Tic tac

Autor: Jorge Luján

Ilustradora: Isol

Editorial: Comunicarte

Se dice que el libro álbum es una obra destinada a los niños. No siempre estoy de acuerdo con esto. A veces me parece que estos libros nos gustan más a los grandes que a los chicos. No es que no sean aptos para ellos, no. Es que en su simpleza suelen contener mensajes tan profundos que a veces (solo a veces, lo sé) hay que esperar que los chicos crezcan para que lo entiendan. Todo esto no quita que puedan disfrutar de las imágenes, incluso de los textos; lo que quiero decir es que algunos libros álbum pueden esconder más de una significación, y algunas de ellas solo serán asequibles para el niño con el paso de los años.  

Me parece que Tic tac es uno de ellos.  Acaso sus versos sencillos y rítmicos  puedan resultar una muy  buena nana y el niño termine durmiéndose en el arrullo de una voz adulta recitándolos. Acaso adore sus colores, con predominio del bello y brillante rojo, y se pueda sentir identificado en ese niño que charla y se abraza con su mamá. Acaso pueda apropiárselo del todo gracias al formato pequeño (apenas unos 12 x12 cm.) que le permitirá sostenerlo con sus manitos, sin ninguna ayuda. Pero la profundidad semántica de esos versos, la exploración y la búsqueda del ser humano que intenta verbalizar aquello que no puede ser dicho, ni dimensionado, ni siquiera explicado; el tesón y la insistencia (tan infantil como necesaria) gracias a la cual no se agota una pregunta, nunca, es algo que el niño verá un poco más tarde. Tal vez después de una veintena de años, cuando él mismo quiera arrullar a su propio hijo con esta nana tan bella y dulcísima de su niñez.  

Y la complejidad del texto radica en el tema que eligió Luján. El amor de una madre no se puede medir ni cuantificar; no se puede comparar siquiera a la emoción que pueda suscitar una canción: el amor de una madre es la vida misma, la razón por la cual los tic-taques de un corazón tienen que seguir vibrando. Siempre. Más allá incluso de la vida misma –es posible que pensemos– en cuanto veamos la antepenúltima doble página: la silueta de un medio reloj simbolizando el tiempo. Casi podemos oír también esos tic-taques, mientras los vemos volar a esa madre y ese niño para encontrarse más allá de las estrellas (que irán poblando las guardas del libro conforme avancemos en la lectura) sobre una noche azul e intemporal. Y así como no puede contenerse el tiempo en una página, el abrazo final rebasa las márgenes inundando la escena con los rostros gigantescos, brillantemente rojos (¿descarnados?) de los protagonistas.

Que las ilustraciones de Isol hayan merecido el Premio Golden Apple en el 2003, difícilmente pueda sorpenderle a alguien. Hay tantos, tantísimos detalles deliciosos: en las primeras páginas, el niño y la madre están tan lejos que ni siquiera pueden verse frente a frente; la madre intenta dar una respuesta, claro, pero es tan ajena al chico, tan irreal para él… Una cola de sirena, entonces, apenas bocetada termina de pintarnos la escena. La doble página central, inundada de rojo, con el niño ahogándose en una respuesta que no lo satisface es igual de significativa. La madre balancéandose en las notas de su canción (¿o en los versos de Luján?) y de pronto abrumada por una bandada que, sin embargo,  ni llega a tocar al niño son el preámbulo perfecto para las ilustraciones finales que comenté más arriba.

Ni la página legal ni el colofón (por suerte)  se salvan de los trazos de Isol: el libro se abre con los protagonistas viéndose frente a frente de un vagón a otro, ambos subidos en un tren que promete un largo, tal vez monótono paseo. En la última página un tren menos usual (¡un caballito por vagón, qué lindo!) los llevará como navegando, juntos, en una especie de barquito que acaso atravesará los años y hará sentir también sus tic taques más allá del tiempo y de las posibilidades finitas de los libros.  

Y si quieren yapa (¡tremenda yapa!) pueden escuchar la versión cantada de este libro haciendo click aquí.

Para niños mayores de 4, en parte; y totalmente para nosotros, los adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: